Logo Generalitat


El comité de innovación que impulsan la AVI y Cruz Roja propone el desarrollo de herramientas de análisis emocional para detectar la soledad no deseada

  • El grupo multidisciplinar, coordinado por la profesora Soledad Pinazo, propone innovaciones para hacer frente a un problema social en auge
  • Apuesta por generar sistemas de recomendación, basados en inteligencia artificial, que propongan recursos de apoyo a las personas afectadas

(05/03/2020) - El grupo multidisciplinar, coordinado por la profesora Soledad Pinazo, propone innovaciones para hacer frente a un problema social en auge
- Apuesta por generar sistemas de recomendación, basados en inteligencia artificial, que propongan recursos de apoyo a las personas afectadas



El desarrollo de herramientas de análisis semántico, de sentimientos y del lenguaje natural con el fin de detectar y predecir casos de soledad no deseada es una de las soluciones innovadoras que ha propuesto el grupo multidisciplinar de especialistas, impulsado por la Agència Valenciana de la Innovació (AVI) y Cruz Roja, para hacer frente a un problema en auge que afecta, especialmente a mayores, personas con diversidad funcional, migrantes, mujeres y jóvenes.

Con este objetivo, los representantes de la comunidad científica, los institutos tecnológicos y del empresariado que forman parte de este comité han planteado la necesidad de optimizar los procesos de recogida y tratamiento de información procedente de los centros sanitarios de atención primaria, los servicios sociales y las entidades del tercer sector.

En este sentido, abogan por mapear la incidencia de la soledad no deseada por zonas geográficas, haciendo uso, asimismo, de fuentes de datos abiertas, con el fin de dimensionar, visibilizar y diseñar acciones de voluntariado específicas frente a este problema.

Al frente de este grupo de especialistas, la vicepresidenta de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y profesora de la Universitat de València, Sacramento Pinazo, ha defendido el uso de la tecnología como un instrumento para impulsar a las personas aisladas a dar un giro a su situación personal.

En esta línea, el grupo de trabajo ha apostado en esta última sesión por generar sistemas de recomendación, basados en algoritmos de inteligencia artificial, capaces de aprender los gustos, necesidades y preferencias de los usuarios para proponerles, en última instancia, programas asistenciales y recursos de apoyo a través de diferentes canales. De este modo, se pretende garantizar que el mensaje llegue a su público objetivo.

Las nuevas tecnologías, han insistido, pueden contribuir a capitalizar el valor de las personas vulnerables, ayudándolas a mostrar y compartir sus conocimientos y habilidades, al igual que a promover los programas de 'mentoring' como vía para superar las dificultades a través de la experiencia y el apoyo de un mentor.

Tecnologías inmersivas

Por otra parte, los especialistas proponen también el diseño de tecnologías inmersivas e interactivas que ayuden al ciudadano a ponerse en la situación de la persona afectada y su entorno, así como la incorporación de estas en campañas sociales que impulsen la toma en conciencia del problema y fomenten la empatía con los colectivos afectados.

Se trata, en definitiva, de acercar los datos al ciudadano para que tome conciencia de un problema en aumento y con numerosas aristas. "No existe un perfil único, no existe la soledad, sino las soledades; al igual que no hay una población diana, sino poblaciones", ha precisado la coordinadora, Sacramento Pinazo.

Para implantar estas soluciones, el comité considera necesaria la colaboración de los asistentes sociales, voluntarios y médicos de atención primaria para recomendar a las personas afectadas las innovaciones desarrolladas como resultado de este diálogo tecnológico.

Este grupo de trabajo está integrado por los representantes de la comunidad científica Daniel Ruiz (Universidad de Alicante), Javier Palanca y Vicente Traver (Universitat Politècnica de València) y Rosa Baños (Universitat de València), además de Rocío Zaragozá (AIJU) y Rakel Poveda (IBV) por parte de los institutos tecnológicos.

Del mismo modo, el tejido productivo aporta cuatro integrantes, avalados por la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV). Se trata de Soledad Alonso (Gestió Sociosanitària del Mediterrani, S.L.), Celia Sánchez (One Million Bot S.L.), Joaquín Rieta (PrevenPro) y Pau Amat (Soft Home Digital Services, S.L.U.), que durante el desarrollo del comité no actúan en representación de sus respectivas empresas, sino en defensa del interés general.

Como principal beneficiaria de este diálogo tecnológico, participan por parte de Cruz Roja la directora autonómica de Intervención Social, Teresa Navarro; la presidenta de la comisión de Educación de esta organización en la Comunitat Valenciana, Amparo Pérez; así como el director del departamento de Servicios Tecnológicos Digitales de Cruz Roja Española, Carlos Capataz. Además, por parte de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, asiste la directora general de Personas Mayores, Mercedes Santiago.


Página web: https://www.gva.es

Inicio | Mapa Web | Accesibilidad